Antonela Roccuzzo publicó en su cuenta de Instagram a Leo tirándole sombreritos a su “pequeña” mascota.

“¡Que viva el fútbol!”, diría el relator Rodolfo de Paoli. Lionel Messi demostró que no es un “perro” y paseó a su mascota entre gambeta y gambeta. Así disfrutó su último día de vacaciones. El mundo fue testigo de esas divertidas imágenes gracias a su pareja Antonela Roccuzzo, quien publicó el curioso vídeo en su cuenta de Instagram.

“Leo” volvió loco a su dogo de Burdeos, llamado Hulk, y le tiró sombreritos por la cancha de su casa.

Tags:
Categorias: Superdestacada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *